jueves, 20 de octubre de 2011

Mentiras y verdades hacia la paz

Después de 43 años de tiros en la nuca, coches bomba, secuestros y chantajes, después de haber asesinado a 829 personas, los etarras avanzan con la palabra, aunque aún se les encasquillen las ideas. En su comunicado de este jueves, la banda criminal se compromete al “cese definitivo de la actividad armada” y pide a los gobiernos de Francia y España la apertura de un “proceso de diálogo directo” sobre “las consecuencias del conflicto”. Los terroristas, que no aluden a su disolución ni a la entrega de las armas, intentan que la injustificable orgía sangrienta que les ha llevado a la derrota no les despoje de la capucha, no les retrate con el rostro de la rendición.  

El anuncio constituye un crucial pero insuficiente avance hacia la paz y responde milimétricamente al escenario planteado por la Conferencia de San Sebastián. Fue un encuentro en clave interna, auspiciado por la izquierda abertzale y adecentado ante la opinión pública gracias a un puñado de autoridades internacionales dispuestas a mirar sin ver. La escenificación culminó con un ramillete de mentiras convenientes. La mención a una “confrontación armada” inexistente en Euskadi, donde nunca hubo dos bandos enfrentados, donde las revelaciones sobre los GAL llevaron a la cárcel a un ministro del Interior, donde los indicios de torturas por las Fuerzas de Seguridad suelen acabar en los juzgados. No confundamos, no comparemos. Las garantías democráticas pueden tener fallos, pero el asesinato político apesta a dictadura aunque se perpetre en nombre de la libertad del pueblo.

En otro movimiento de esgrima,  el documento de San Sebastián invitaba a los Gobiernos de Francia y España a negociar sobre “las consecuencias del conflicto”, como esta tarde ha reiterado ETA. Paz por presos, se supone. ¿Y los asesinados, heridos, perseguidos y exiliados por no ser nacionalistas entran dentro de las consecuencias o son ya detalles superados de ese “conflicto”? En otro frente, el documento de San Sebastián instaba a que “los actores no violentos y representantes políticos se reúnan y discutan cuestiones políticas”. Evidente. Pero mejor sin mesas de negociación; para eso existen las instituciones.

La proclamación de las  mentiras convenientes compartidas por la banda criminal no debe ocultar otras verdades inconvenientes. La primera, la irreversible derrota del terrorismo. Gracias a la fuerza del Estado y a los gobiernos de Suárez, Calvo Sotelo, González, Aznar y también, claro, de Zapatero. La última negociación no fue inútil, aunque acabara enterrada en la T-4. Con la colaboración del PNV, puso a los etarras frente al espejo de su destino, impulsando a los partidarios de la política frente a los pistoleros. Diga lo que diga Mayor Oreja, con la palabra y la persecución policial, Zapatero y Rubalcaba han encerrado a ETA en su cuenta atrás.

La segunda verdad, tan inconveniente para el ejecutivo socialista, responde a su fracaso en el discurso sobre el desenlace. Heredera del silencio cómplice, experta en las trampas dialécticas, la izquierda abertzale y la propia banda criminal intentan apropiarse del camino hacia el  final de la violencia. La mera hipótesis de que el terrorismo se cierre con un cierto reconocimiento social a los protagonistas de tantos crímenes y delitos resulta desgarradora. ¿Qué supone la paz, que ETA no mate? Casi se había conseguido gracias a la presión social, policial y judicial ¿Que los no nacionalistas puedan vivir y expresarse en libertad? Falta bastante,  a juzgar por los últimos gestos de Bildu.

Este tortuoso sendero entre verdades y mentiras se simplifica en la única afirmación indiscutible, por obvia, del Documento de San Sebastián. “La paz viene cuando la posibilidad del presente y del futuro es infinitamente mejor que la amargura del pasado”. Esta tarde, homenajeando a las víctimas,  Zapatero ha prometido que no habrá "democracia sin memoria” y ha evitado cualquier referencia a una futura negociación. Y si Rubalcaba se ha ratificado en la unidad de los demócratas, Rajoy –más comedido- ha proclamado el imperio de la ley. Para mitigar la amargura, para construir la paz, el futuro tendrá que edificarse despacio sobre las verdades, sean dolorosas o inconvenientes. Nunca levantarse apresuradamente a partir de las mentiras convenientes y equidistantes de ETA, jamás sobre el olvido.

5 comentarios:

Aniña (@vampyevil) dijo...

Yo intento creermelo.
un abrazo

Santiago Saiz de Apellániz dijo...

Creo que estamos mejor que ayer, aunque queda muchísimo por recorrer para lograr la auténtica paz: la convivencia. Gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

Hola Santi. Llevo varios días pensando si escribir o no escribir una respuesta a tu artículo. No es fácil decidirse. Por un lado debo de tener cuidado para no parecer que defiendo a ETA, pero por otro discrepo con el resumen que haces, asi que, desde el cariño y el aprecio que te tengo, me lanzo a la piscina (veremos si hay agua).
Hablas de la conferencia de Donostia como auspiciada por la IA, cuando ha sido auspiciada creo por Lokarri. Cierto que ETA estaba esperando la mínima oportunidad para plantarse, pero creo que es de justicia reconocer el papel de Lokarri, que han estado durante muchos años poniendo su granito de arena en la solución de este conflicto. Lo han estado haciendo muchas veces con las críticas de todos, dado que les han acusado de ser agentes de la izquierda abertzale, del PNV y hasta del gobierno central. En los medios de comunicación de Madrid se les ha ignorado por sistema, incluso ha otras organizaciones pioneras como gesto por la paz se les ha ignorado abiertamente estos últimos años siendo sustituidas por otras organizaciones que a parte de oponerse a ETA eran abiertamente beligerantes contra el nacionalismo vasco. Ha sido materialmente imposible encontrar a personas de Gesto o Lokarri explicando su postura, en cambio representantes de organizaciones como Basta ya, Foro de Ermua, etc. aparecían continuamente. Claro, estos últimos, aprovechando el Pisuerga, sacudían de lo lindo a todos los nacionalistas vascos, y eso siempre a estado bien visto...
Tampoco estoy de acuerdo en las valoraciones que haces sobre el GAL, cierto que se encarceló a un ministro de interior, pero por un delito de secuestro y otro de malversación de fondos. Condenado a un total de 10 años (los mismos fijo, que si hubiese sido un miembro de ETA, no?) pasó creo unos tres meses en prisión. Muy buenas por cierto las imágenes de su entrada en ls carcel, con varias figuras del PSOE acompañandole para mostrarle su apoyo, el actual Lehendakari entre ellas. Eso no es apología del terrorismo? A Otegi se le juzga por cosas parecidas... Pero bueno, esto es sólo un caso de los Gal, Lasa y Zabala es otro, pero y el resto? Hay multitud de sumarios cerrados, y creo que así seguiran por los siglos de los siglos.

Anónimo dijo...

(Sigo) Los indicios de torturas por las Fuerzas de Seguridad raras veces terminan en los juzgados y las últimas veces que se han denuciado torturas se han querellado directamente contra el denunciante por denuncias falsas sin investigar su denuncia siquiera. Periódicamente se insistía en los medios de comunicación que los miembros de ETA denuncian sistemáticamente torturas falsas para entorpecer la investigación, hecho este que es fácilmente desmontable dado que es absolutamente falso, pq no todos los miembros de ETA denuncian torturas y pq hay muchos testimonios de gente detenida por error que se llevan lo suyo. Recuerdo en especial el caso de una chica navarra encarcelada, en la época que yo estaba por Madrid, acusada de un asesinato. Aparte de declararse culpable implicó a su novio y dos amigos, tras dos años en prisión, Francia advirtió a España de que el autor de aquellos hechos estaba en prisión desde hacía tiempo. Se autoimplicó `por capricho? Evidentemente de estas cosas no se hablan en los medios. Dices: "no confundamos, no comparemos". ¿Por qué no? No creo que sea malo, no comparar, pero sí hablar.
Otro tema, creo que sangrante es que por mucho que se venda como "todo es ETA" es la persecución de ideas. La obsesión por detener, ilegalizar y encarcelar a los que intentaban crear nuevos partidos ha sido ridícula a mi entender. ¿Antes de crear un partido ya han delinquido? Claro, pq lo hacían a las ordenes de ETA, no?. Pq BILDU sí y SORTU no? Si los estatutos de SORTU estaban hechos cuidadosamente, incluso con la colaboración de prestigiosos juristas españoles. Otros casos que me indignan son los de los de EGIN y EGUNKARIA, tb eran ETA, no? Aunque las pruebas han dicho lo contrario una y otra vez... Y el resto de los medios, qué hacían? La mitad alegrarse y justificarlo, la otra mitad mirar para otro lado... Es inadmisible el que un gobierno cierre un medio de comunicación cuando sucede en Venezuela, no? En fin, que pese a todo va a parecer que estoy totalmente escorado a un lado y no es mi intención, solo que creo que hay un montón de escesos que creo que nunca deben ser admitidos de un estado que se dice democrático. Sigue con tu blog, que me parece estupendo y un abrazo muy fuerte, se os hecha mucho de menos a todos.
Alexander Bilbao.

Santiago Saiz de Apellániz dijo...

Gracias, Alex, por leerlo y comentarlo. Perdón por la tardanza en contestar: llevo varios días sin un rato para escribir y , para colmo, blogger se me ha colgado dos veces cuando iba a contestar.. .(manía al autor del post?)
Bueno, vamos por partes. La conferencia, tienes razón, no la organiza la izquierda abertzale, sino Lokarri, pero forma parte de la hoja de ruta dibujada para escenificar el fin de la violencia. En ese sentido, no en el de la organización, resulta útil a la izquierda abertzale.
El asunto más espinoso, los derechos humanos. Estoy absolutamente en contra del GAL, no porque fueran una chapuza, sino por su mera existencia. También opino que la tortura no tiene sitio en un Estado democrático pero me parece que los detenidos etarras, con su recurso sistemático a la denuncia, han devaluado sus propias denuncias. Aún así, comparemos. El Estado de Derecho, con sus indudables imperfecciones, ofrece sin duda más garantías que el asesinato de quien piensa distinto. No creo que haga falta comparar muertos o años de violencia entre ETA y el GAL (y similares): lo siento, casi nunca hubo dos bandos.
¿La excesiva atención mediática a las víctimas? Hombre, faltaría que no pudieran hablar. Creo que la sociedad democrática española tiene una deuda sentimental con ellas; otra cosa es que todas piensen lo mismo o hasta qué punto deban influir en la política.
¿La culpabilización de todos los nacionalistas? Para mí, un error. En mi opinión, el hecho diferencial que hizo posible el intento -fracasado- de Zapatero fue la actitud del PNV. Yo no soy, obviamente, nacionalista, pero no creo que serlo pacíficamente resulte delictivo. Esta verdad no debe ocultar otra: claro que no todos los nacionalistas son asesinos/encubridores/cómplices,,, pero ocurre que las víctimas fueron elegidas precisamente por no plegarse a un delirio nacionalista violento.
¿Siglas legales, siglas ilegales? A veces tampoco lo entiendo. Puede ser cuestionable hacerlo a priori, pero siempre se aportan indicios (nombres contaminados, indicios de colaboración con Batasuna) y casi siempre suelen ser discutidos. ¿Batasuna es ETA? Según la jurisprudencia, sí. ¿La izquierda abertzale es ETA? No, aunque pueda compartir objetivos políticos. Imagino que a medida que la izquierda abertzale se distancie de ETA, tendrá menos obstáculos para que se acepten sus siglas. Pronto veremos qué ocurre con Amaiur.
Por último, medidas excesivas contra medios vascos. Pues, evidentemente, un fallo grave, pero hay que tener en cuenta que es el mismo sistema judicial el que lo ha reconocido. De nuevo reaparecen, por tanto, las garantías de las instituciones.
El futuro será complicado: que no haya muertos ahorrará sufrimiento, pero no significa automáticamente que sea posible la convivencia pacífica. Habrá que construirla durante mucho tiempo... Espero que te vaya bien, un abrazo fuerte, yo también recuerdo con cariño la época de la tele. Un abrazo, Santi