lunes, 21 de enero de 2013

Abecedario de la desolación: C

Ciudadanía, Corrupción, Ciclogénesis explosiva 

Huele mal, huele a a mierda este domingo, y el fango se transparenta bajo las moquetas movedizas del poder. Las ratas huyen de las alcantarillas, asoman a la calle con billetes de 500 euros en la boca entre la indiferencia de los paseantes resignados a sobrevivir. Lejos de los salones, en la periferia del sistema, los más pesimistas cabecean pensando que también perderán, como las anteriores, esa batalla. 

Nubarrones sobre Sol. En el kilómetro cero de la indignación han plantado, no consigo imaginar para qué, una furgoneta policial de atención al ciudadano. No consta que los agentes hayan llegado para encarcelar a los traficantes de privilegios ni a los corruptos. Ni siquiera que vayan a cobrar un plus por su propio hartazgo. Da igual, tampoco molestan, apenas estropean una esquinita en la foto de los turistas. Y a quién le importa lo demás.

Ya por la tarde se ha levantado un viento justiciero que acogota el espíritu. Un viento helador que nos obliga a apresurar el paso y a descruzar los brazos, un viento vengativo que nos estampa en la jeta nuestra dejación ciudadana. Cómo añoramos el complaciente calorcillo de nuestra Spaña desentendida y satisfecha entre burbujitas… Hace tanto frío en 2013.


Por la Gran Vía que fotografió al amanecer con un pincel Antonio López desfilan solemnes, a la manera norcoreana, Los Encargados’ de Santiago Sierra y Jorge Galindo. Quizá no todos lo merezcan, quizá no de la misma manera. Quizá. Arte, denuncia, provocación. Una sacudida. La comitiva fúnebre de nuestra conciencia colectiva, el desfile de este fracaso sin fondo. Llueve y llueve tanto que el diluvio ya inunda aquello que un día no lejano de ilusiones decidimos llamar democracia.   

3 comentarios:

lamediana dijo...

Sí, Santi, se llama asco y llega hasta la garganta. ¿qué le vamos a hacer, más que preguntar?

annetabcn dijo...

Mal de muchos consuelo de tontos, pero creo que somos muchos los que sentimos el mismo asco, y nos autoindignamos con nuestra propia inacción. ¡hay que hacer algo! ¿pero qué? genial el vídeo, había leído algo sobre el proyecto pero no había visto imágenes. salud!

Santiago Saiz de Apellániz dijo...

Muchísimas gracias por vuestro comentario. Yo me considero optimista y una persona con bastante fe en el sistema, pero últimamente no sé adónde vamos. Como se suele repetir, la crisis no sólo es económica, es de los valores democráticos. En fin, espero que otros post sean más optimistas... Gracia de nuevo.